jueves, 29 de marzo de 2012

10 razones por las que el Blog es mejor que Facebook

La comparativa se centra en Facebook y el Blog como herramientas de negocio para la estrategia de marketing en internet:

1. Control. Consigues expresar lo que deseas, difundiendolo en el modo y forma que decidas, sin depender de cómo te lo muestra una herramienta que no tienes posibilidad de gestionar.

2. Alcance. Puedes llegar a múltiples audiencias, porque el contenido lo distribuyes mediante varias formas: RSS, email, lectores del propio blog, accesos desde redes sociales… En Facebook sólo pueden ver el contenido tus fans (en el caso de las páginas de empresa) o tus amigos.

3. Clicks. Los enlaces en un buen contenido como el que permite generar el blog, son más proclives a ser pulsados que cualquiera de los numerosos enlaces en Facebook.

4. Valor. En Facebook nos hacemos fans esperando algo de valor por nuestro "generoso" gesto. Pero es en el blog donde puedes generar información valiosa, entendida como consejos específicos, información específica y datos exclusivos.

5. Central de información. El blog se debe convertir en tu gran archivo de contenido e información pública, donde los usuarios interesados en tus servicios y conocimiento se congreguen, donde puedas demostrar tu experiencia y liderazgo. Facebook sólo ayuda a distrubuir y promocionar el contenido generado en el blog.

6. Información accesible y compartida. Mientras que Facebook decide mediante sus algoritmos qué contactos ven tu contenido, en el blog todos pueden verlo y compartirlo.

7. Durabilidad y persistencia. Un artículo se conserva a lo largo del tiempo, es indexable y accesible fácilmente. En Facebook sólo se ve lo más reciente, que dura pocos días o sólo horas.

8. SEO: La opimización de un blog, en cuanto a indexabilidad del contenido, generación de enlaces entrantes y etiquetado de palabras clave, no la tiene ninguna otra herramienta.

9. Rentabilidad. El tiempo invertido en el blog siempre es bien amortizado, bien por la generación de nuevo contenido que indexxa muy bien, o por la creación de comunidad, consiguiendo nuevos lectores fieles con los que interactuar; por contra Facebook es una inversión arriesgada a día de hoy, con resultados impredecibles

10. Estabilidad. Los continuos cambios en la interfaz y aplicaciones de Facebook, aunque sean mejoras, suponen un alto desgaste para quien quiere usarla como herramienta para la difusión de su actividad profesional. El blog es un servicio estable, fiable y que podemos elegir si atenderlo directamente o no (como en wordpress.com o blogger)

 

Artículo original de @redsicker "10 reasons Business Blogging is better than Facebook".

Relacionado "lo que te pierdes por no bloguear"

Otros articulos








Américo. Enviado desde mi iPad

miércoles, 28 de marzo de 2012

¿Cómo es tu personalidad financiera? Mostramos los 5 tipos.

Se suele decir que lo ideal sería poder ver el futuro para tener la oportunidad de cambiar algunas cosas de nuestra vida, para, de esta forma evitar emplear esas típicas frases de: "Si hubiera sabido esto... si alguien me hubiera dicho que...etc...". Hoy día no es posible ver el futuro, aunque podemos dejarnos guiar por la experiencia de algunas personas que financieramente ya definen la personalidad financiera con la que marcharon por la vida.

Todos nosotros estamos encasillados en una de estas personalidades financieras, aunque puede que muchos aún no lo sepan. La compañía de seguros Allianz llevó a cabo un estudio basándose en el patrimonio de los encuestados para llegar a la conclusión de que según tu personalidad financiera, así será tu patrimonio. He aquí los 5 tipos de personalidades o mentalidades financieras.


1. El abrumado o angustiado.

Esta persona suele tener entre los 40 y 50 años. Suelen tener unos ingresos bajos, aunque seguros, pues para ellos lo importante es reunir los años trabajados necesarios para tener una jubilación en condiciones. Parten de la idea de que un plan de pensiones puede ser una buena inversión, lo que demostraría que este tipo de personas no entienden mucho de finanzas.

Probablemente estas personas sean las más afectadas por la crisis, ya que el mundo que conocían se ha puesto "patas arriba", pues le han destrozado sus planes, además de no tener liquidez suficiente para hacer frente a las deudas. Un alto porcentaje necesitará rescatar su plan de pensiones y encontrará trabas a la hora de intentarlo, por lo que habrá aprendido una lección de inversión (aunque algo tarde para algunos). Cuando inviertas en un producto de inversión, hazlo en un producto que en caso de necesidad, puedas convertir en dinero líquido. (62% de los participantes en el estudio.)

2. El Icónico (perseguidor del sueño americano)

Suelen estar en los 60 años. Este grupo de personas han trabajado muy duro durante toda la vida. No son inversores ni entienden de finanzas, pero son amantes del ahorro, por lo que en todo momento, a lo largo de su vida, han sido austeros. Siempre han vivido dentro de sus posibilidades sin darse ningún lujo. Su única idea en la vida ha sido trabajar, trabajar, ahorrar y ahorrar para intentar juntar una cantidad de capital que les permita poder alcanzar la jubilación sin ningún tipo de sobresalto financiero.

Una vez se llega al objetivo con este pensamiento, quizás les haya valido la pena, pero... al igual que los del primer grupo, una recesión les puede arruinar sus planes, debido a la devaluación del dinero y el no haber movido correctamente el capital durante todos estos años. (20% de los participantes en el estudio)

3. Los inteligentes.

Suelen tener más de 60 años, aunque no están jubilados. Este grupo tiene conocimientos de inversión, hasta el punto de no necesitar asesores financieros, pues consideran que saben lo que están haciendo. El problema de este grupo es que, efectivamente, saben mover el dinero e invertirlo correctamente, aunque suelen estar muy ocupados ya que ocupan trabajos de relativa relevancia dentro de algunas compañías. Si todo va bien, suele ser un grupo que llega a la jubilación con unas finanzas bastante saneadas, ya que cobraron un sueldo durante toda su vida y supieron invertirlo correctamente. (10% de los participantes en el estudio)

4. Los distraídos.

Suelen estar entre los 40 y 50 años. Suelen ocupar altos cargos dentro de buenas compañías, por lo que su sueldo está muy por encima de la media. No tienen problemas financieros a pesar de la enorme cantidad de deudas que adquieren. Se pueden permitir un vehículo de alta gama, una casa en una urbanización de lujo, niñera, colegios privados, incluso chófer. No tienen ni idea de finanzas, aunque son conscientes de la necesidad de invertir el dinero, por lo que lo dejan en manos de asesores.

Se les llama los distraídos por ser personas que cuando hacen el balance real de sus cuentas, descubren, que realmente se han excedido en su nivel de vida. Solían ahorrar el dinero que les sobraba a final de mes. El problema es que con el paso del tiempo, llegó un momento en el que no les sobraba nada. Digamos que este grupo se podría definir con una típica expresión: "Vivieron como marqueses y se jubilaron como mendigos".

Este grupo suele ser "carne de cañón" para asesores financieros y bancos sin escrúpulos. (7% de los participantes en el estudio)

5. El 1%.

Este grupo no necesita presentación. Amantes de los negocios y las finanzas. Dirigen sus propias compañías, son expertos inversores (algunos en negocios, otros en bolsa y otros en ambas cosas). Sus finanzas están tan saneadas que podrían rescatar financieramente incluso a algunos países. Este grupo suele aparecer en un ranking anual elaborado por Forbes :)

Poco podemos decir de este grupo que no hayamos dicho ya. Sencillamente son... el 1%.

Como conclusiones de este análisis de personalidad financiera, únicamente pretendemos mostrar que independientemente de perseguir la meta de convertirnos en millonarios o no, empresarios o no, cualquier persona debería conocer cómo manejar su capital durante los años productivos.

Según decía Jerry Lynch, colaborador en este estudio, no importa si trabajas en una empresa o en tu propia empresa. No se trata de buscar convertirnos en millonarios, aunque sí de sacarle una rentabilidad al dinero que tanto trabajo nos está costando ganar. Para Lynch, la riqueza únicamente se alcanza de 3 formas: Viniendo de una familia rica o lotería, Inversión en bienes raíces y/o bolsa, o, con un negocio. Y lo cierto, es que tiene toda la razón, pues no hay otra forma.

Puedes suscribirte gratuitamente para recibir nuestros artículos en tu correo haciendo click aquí. (Recuerda validar la suscripción desde tu correo).








Américo. Enviado desde mi iPad

lunes, 26 de marzo de 2012

Estructura de un plan de nogocio


ESTRUCTURA DE UN BUEN PLAN DE NEGOCIOS


 Me Gusta11 Share

Como bien decíamos, un plan de negocios no tiene un formato predefinido, pero sí podemos aconsejar una serie de normas que debes tener en cuenta.
Un plan de negocios debe ser dirigido y redactado  para más de un lector, por tanto hay que utilizar un lenguaje que sea inteligible por más de un colectivo, como pueden ser asesores, bancos,directores generales, etc.

La estructura del plan de negocios que aconsejamos sería la siguiente:

  • 1. Descripción del negocio
  • 2. Estudio de mercado
  • 3. Descripción comercial
  • 4. Descripción técnica
  • 5. Plan de compras
  • 6. Organización y recursos humanos
  • 7. Forma jurídica
  • 8. Estudio económico-financiero
  • 9. Estudio del riesgo
  • 10. Resumen final
1. Descripción del negocio.

En este apartado debemos poner el nombre de la empresa y dirección de la misma, o bien en proyecto o bien ya constituída.
Se ha de incluir un breve resumen de la naturaleza del negocio. Este resumen servirá para darle a nuestro lector una primera información sobre el contenido del plan de negocios.
  • Número de empledados
  • Productos comercializados
  • Servicios que ofrecemos
  • Actividades o sectores en los que se opera.
2. Estudio del mercado.

Hacer una breve descripción de la compañía y su diferenciación con los productos de la competencia y para terminar, desarrollar el modelo de negocio y el modelo de ingresos previsto, así como hacer referencia  a las medidas de protección y derechos sobre el producto.
  • patentes
  • marcas
  • anagramas
  • fórmulas de homolagación.
3. Descripción comercial y plan de Marketing.

El plan de Marketing tiene como objetivo la fijación de estrategias comerciales a seguir para alcanzar la cifra propuesta más adelante, en el estudio económico-financiero.
  • Fijar nuestra estrategia comercial. Cómo contactaremos con nuestros clientes potenciales, precios, calidad, distribución.
  • Actuación. Si será a nivel regional, nacional o internacional y planes de futura expansión.
  • Precios de comercialización. Compararlos con los de la competencia, márgenes de ganancia, ahorro en costos derivados.
  • Promoción y publicidad. Las fórmulas y los medios que emplearemos para promocionar nuestro negocio y darlo a conocer así como el equipo de ventas del qu edisponemos.
  • Servicio de postventa. Resaltar nuestro seguimiento del cliente así como las garantías qu eofreceremos en nuestros servicios y productos.
  • Canales de distribución. Haremos referencia a todos los canales de distribución que utilizaremos.
4. Descripción técnica.

Debemos realizar una detallada descripción de los procedimientos y necesidades técnicas a las que recurriremos para prestar servicios concretos.
  • Ciclo operativo. Incluiremos el número de unidades que se van a producir y el número necesario de turnos, así como de personal para estos turnos y días para cubrir las previsiones de producción.
  • Localización geográfica de nuestras instalaciones de fabricación así como la existencia de mano de obra cualificada para llevarla a cabo.
  • Coste estimado de nuestras instalaciones.
  • Equipo necesario para la fabricación de los productos o venta de servicios.
  • Estrategia del proceso productivo así como posibilidades de subcontratación, cualificación y coste de los subcontratados.
5. Plan de compras.

Debemos recojer la relación de materiales necesarios para producir y comercializar nuestro producto o servicio.
  • Estimación del coste
  • Listado de posibles proveedores
  • Materias primas de la actividad
  • Condiciones de pago
  • periodos de pago a proveedores
  • Descuentos sobre compras
6. Organización y recursos humanos.

Debemos incluir una descripción de las funciones directivas y de los puestos, así como los perfiles requeridos y la descripción de las personas con la enumeración de sus responsabilidades.
Para cada persona que tenga un puesto de responsabilidad es necesario detallar su experiencia y cualificación profesional.

7. Forma Jurídica.

Debemos elegir la forma jurídica que revestirá la empresa y el motivo de su elección, así como el régimen fiscal o elección de socios.
En caso de que dispongamos o tengamos pensado disponer de servicios de asesoría, debemos especificar su especialidad, cualificación y coste estimado de estos servicios.

8. Estudio económico-financiero.

En nuestro plan de negocios es importantísimo evaluar el potencial económico de nuestro proyecto empresarial y presentar alternativas viables de financiación.
  • Análisis y fondo de maniobra
  • Necesidades y planes de financiación
  • Elegir la opción más rentable para el proyecto.
  • Balances previsionales a 5 años, siendo el primer año con previsión mensual.
  • Cuenta de resultados previsionales a 5 años. Primer mes mensual.
  • Origen de los fondos adquiridos
  • Aplicación de los fondos adquiridos
A la hora de negociar con inversores, debemos utilizar fórmulas de valoración que nos permita conocer el valor de la aportación requerida al inversor.

9. Valoración del riesgo.

Como toda puesta en marcha de un negocio o proyecto empresarial, éste conlleva a multiples riesgos, a los cuales debemos hacer referencia en nuestro plan de negocios.
  • Nuevas tecnologías
  • Reacción de la competencia
  • Cambios en la demanda.
10. Resumen Final.

En este apartado, debemos hacer constar, de forma resumida las principales fortalezas de nuestro negocio o proyecto de negocio, así como sus debilidades, sus ventajas y oportunidades, amenazas y riesgos.

Insisto en que un plan de negocios es una parte esencial a la hora de conseguir medios externos de financiación, por lo que merece la pena pararse detenidamente en su elaboración o bien, sentarse junto a un asesor especializado para llevarlo adelante con profesionalidad.

No obstante, la estructura del plan de negocios variará en función del negocio en sí, ya que muchos de estos puntos no serían necesarios en según qué tipo de negocio.

Visita también:
.



Américo. Enviado desde mi iPad

Análisis DAFO de un negocio. El plan estratégico.

Me preguntaba un lector qué es el análisis DAFO, ya que ha leído que es muy importante tanto a la hora de planificar el plan de negocio como a la hora de obtener financiación por parte de inversores. 


Y bien, el análisis DAFO no es nada nuevo, y de hecho, ya lo hemos explicado a lo largo de nuestros artículos, ya que prácticamente engloba el plan de negocio, el plan estratégico y el estudio de mercado. DAFO es la abreviación de las siguientes palabras:


  • Debilidades
  • Amenazas
  • Fortalezas
  • Oportunidades.

Dicho esto, para ejecutarlo correctamente deberemos hacernos muchas preguntas, como por ejemplo: ¿Qué es lo que mi negocio hace perfectamente bien?, es decir, ¿en qué soy un profesional y en qué aspectos destacaría sobre mi competencia?, ¿cuales son mis puntos fuertes?, ¿cuales son mis debilidades?,
¿en qué aspectos siento que no podría competir con otras empresas?, ¿mi empresa se encuentra en un sector oportunista a corto plazo o por el contrario estoy en un sector a largo plazo?, ¿dónde veo mi empresa dentro de 3 años?, y un sin fin de preguntas más, aunque sinceramente, las resumimos mucho mejor en nuestro artículo: 15 preguntas para evaluar una idea de negocio.

El estudio de mercado.

¿A qué clientes va dirigido mi producto o servicio?, ¿es un mercado amplio?, ¿qué otras empresas ofrecen el mismo producto/servicio que mi negocio?, ¿puedo competir en precio?, ¿puedo competir en calidad?, ¿por qué me comprarían a mí en lugar de comprar a otra empresa?, ¿cuál es mi mercado objetivo?, ¿en qué otros mercados podría entrar?, ¿tendría los recursos, medios y conocimientos para introducir mi producto en nuevos mercados?.

Análisis del entorno.

¿Afecta la crisis a mi negocio o por el contrario mi negocio ofrece un producto que se demanda con la crisis?, ¿Qué nuevas tendencias de negocio podría representar una amenaza para mi empresa en un futuro?, ¿mi idea es fácilmente "copiable"?, ¿mi mercado potencial es un cliente asiduo o un cliente esporádico?. Analizando mi mercado potencial, ¿mi negocio podría ser rentable si quedo un 30% por debajo de mis objetivos o metas?

Plan estratégico.

¿Cuales son mis metas a 12 meses?, ¿cuales son mis metas a 2 años?, ¿mis metas a 5 años?, ¿cómo llegaré a alcanzar mis metas previstas?, ¿cuento con los profesionales adecuados para alcanzarlas?, ¿mi producto o servicio puede desarrollar fácilmente alianzas estratégicas con otros negocios?, en un futuro, mi sistema de crecimiento y entrada en nuevos mercados... ¿lo haré con una red de distribución propia o lo haré con un sistema de franquicias?

Básicamente, eso es el análisis DAFO. Digamos que es comparar el emprendimiento con el matrimonio, pues antes de dar el salto del emprendimiento, deberemos hacernos tantas preguntas como a la hora de casarnos, pues el matrimonio no es ni bueno ni malo, lo que puede ser bueno o malo es la incompatibilidad con la persona que te casas, del mismo modo que un factor importante es el negocio que eliges para el emprendimiento, el cual, debes elegirlo correctamente y estar seguro de su funcionamiento.

Recuerda lo que hemos hablado en otras ocasiones, y es que un porcentaje muy elevado de negocios ya estaban predestinados al fracaso incluso antes de abrir, pues no tenían un plan estratégico definido ni un modelo de negocio viable.







Américo. Enviado desde mi iPad

domingo, 25 de marzo de 2012

5 errores de novato que hunden tu productividad

errores novato, productividad

No me cansaré de volver nunca a las bases. La mayoría de los fallos gordos de productividad de todos los días vienen por culpa de pequeños errores con consecuencias enormes.

La mayoría de estos comportamientos inconscientes están ahí porque los permitimos. Algunos asumimos que los sabemos ya, pero estamos muy lejos de ponerlos en práctica. Otros simplemente nos parecen mera teoría que todo el mundo sabe pero que nos cansa tan sólo el pensar en lo que habría que hacer para arreglarlo.

Aún así, no dejan de ser estos detalles simples pero significativos los que más lastre causan en tu día a día. Esta es mi lista con el top 5 a los que te recomiendo poner remedio lo antes posible.

1. No tener objetivos

No tener tus objetivos definidos de la manera correcta puede hacerte apuntar en la dirección equivocada. No tenerlos ni siquiera escritos es inmensamente peor. Pero lo que no me canso de ver una y otra vez es a gente que hace una gran cantidad de tareas pero que no le llevan a ningún punto concreto porque simplemente no tiene objetivos.

Ir sin objetivos al trabajo es hacer el paripé y acatar lo que nos pongan. Decidir que hacer con una tarde libre es una odisea si no eres capaz de definir qué es lo que te gusta hacer en tu tiempo libre.

Así que mi consejo en esto es directo: si aún no lo has hecho, coge un papel y define ahora mismo tus objetivos a largo plazo. Es tan básico como necesario. La primera condición para avanzar hacia lo que quieres es definir lo que quieres.

2. Creer que no necesitas listas de tareas

De esto he visto todas las variantes posibles de excusas. Desde el que tiene tan buena memoria que no lo necesita hasta el que piensa que directamente es una tontería.

Sin embargo todo el mundo, tarde o temprano acabamos haciendo listas de tareas. La decisión está en el cómo gestionarlas.

Y ahí personalmente no apostaría por mi memoria, porque buena o no, pierde elementos, no permite una visión global y no se puede modificar fácilmente. Una lista de tareas sirve para mucho más que para apuntar tareas. Entre otras, te obliga a poner en claro qué es lo que se debe hacer. Son demasiadas las ventajas: usa listas de tareas.

3. Intentar siempre hacerlo todo

Productividad no es hacerlo todo, casi al contrario. Productividad es hacer lo mínimo necesario, porque el resto es desperdicio de esfuerzos. Ejemplos de esto puedes encontrarlos en todos lados y de lo más arraigados.

No es una tarea que debas hacer por ejemplo el responder a cada e-mail que te llega. Tampoco es una tarea leer el periódico aunque estés suscrito a diario. Ni es una tarea devolver los libros sistemáticamente a las estanterías. De hecho, en general el poner orden es antónimo de productividad (¡porque orden y organización no son lo mismo!)

¿Cuál es la idea de todo esto? Resístete a gastar 10 segundos en las tareas inútiles (aunque sean minúsculas).

Ya sé que consume menos tiempo el acabarla que discutir sobre ella, pero eso es porque de cada vez piensas en una, pero al cabo de un día habrás perdido innumerables veces 10 segundos. Y lo que es más, normalmente lo haces interrumpiendo otra tarea que sí era relevante.

4. Siempre considerar tu estado actual como tu punto de partida

Me gustaría saber qué efecto psicológico en concreto es el culpable de que nos duela más lo que perdemos que lo que nos alegra lo que ganamos, pero lo cierto es que pasa.

¿Y por qué sucede? Pues porque constantemente estás considerando que lo que tienes hoy es lo normal y que tu objetivo es avanzar, como si retroceder no fuese una opción o como si todo el esfuerzo que te costó llegar hasta donde estás no hubiese existido nunca.

Pero hay que combatir este efecto. Tus victorias pasadas no son sólo una grandísima fuente de motivación, sino también una fuente de experiencia.

En cada proyecto que acabo actualmente si lo he hecho bien, no pierdo la oportunidad de apuntar las 2 o 3 victorias clave en mi lista y aunque a veces la revisito para motivarme o por curiosidad, la mayoría de las consultas las hago para conocer detalles del cómo he logrado esas victorias. Las situaciones se repiten así que no te conformes con resolver problemas, conserva las soluciones clave también.

5. Bloquear días/semanas/meses para un objetivo en concreto

A ver si te suenan estas situaciones: "hasta que acabe tal mes no estoy disponible" o "ahora estoy con tal proyecto y no tengo tiempo para nada más".

Pues bien, el bloquear días, semanas o meses para un proyecto en concreto, sea el que sea, es uno de los mayores desperdicios. Nos produce una tranquilidad mental magnífica el pensar que sólo tenemos un proyecto que afrontar, pero el coste a pagar es altísimo.

Si dividiésemos nuestra vida en un mes bloqueado para estudiar, tres para las reformas de la casa, otro para instalar un nuevo sistema informático en la empresa, etc. estaríamos constantemente en estado de urgencia.

Asume que todos los días necesitas una parte de obligaciones y una parte de deseos. Si no las completas acabarán apareciendo solas.

Esto es lo que sucede cuando dices que no tienes tiempo para ver una serie porque tienes que trabajar en tal proyecto, y al cabo de una hora de proyecto te descubres mirando Facebook, algo que para colmo, te divierte mucho menos que ver un episodio de esa serie. Así que no bloquees ni meses ni semanas, establece siempre prioridades.

6. ¿Qué fallo de novato has superado?

Hay muchos más y seguro que esta lista se puede enriquecer mucho si compartes también los tuyos. ¿Qué fallo de novato ya no cometes organizándote día a día? Tanto para dudas como para fallos de novato, no dudes en aportar tu opinión personal en un comentario.


Tecnicas de Organizacion
De Iago Fraga en Técnicas de Organización © | Ir al artículo | 5 comentarios








Américo. Enviado desde mi iPad

ATA propone exenciones en la cuota de autónomos

autonomos_alta.jpg

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) ha propuesto la aprobación de una serie de exenciones en la cuota de autónomos que se aplicarían en determinados casos.

Estas exenciones servirían para que aflorara una bolsa de autónomos que no están cotizando ahora mismo por ese régimen, estimando que de llevarse a cabo esta iniciativa se darían de alta unas 175.000 personas.

Los casos que darían derecho a aplicar estas exenciones en la cuota serían, por un lado, el de las personas que cotizan al régimen general por un trabajo por cuenta ajena y que realizan además actividades económicas por cuenta propia fuera de sus horas de trabajo para complementar sus ingresos. ATA propone una exención de entre el 50% y el 70 % de la cuota de autónomos.

El otro caso sería el que se da en negocios familiares por parte de familiares colaboradores que echan una mano en el negocio. Para estas situaciones se propone una cotización del 50% de la cuota durante los dos primeros años en los que regularicen su situación.

Normalmente cuando se dan las situaciones anteriores las personas que están en estos casos ni cotizan ni declaran a Hacienda estas actividades por lo que poner en marcha este sistema podría ayudar a aumentar la recaudación de la Seguridad Social, con las altas nuevas que se producirían arovechando estas deducciones, y la de Hacienda, al declarar estas actividades.

Otra alternativa a este sistema sería que se llevara a la práctica el acuerdo parlamentario de julio de 2011 en el que abría la posibilidad de que los autónomos pudieran cotizar a tiempo parcial. Este acuerdo no se ha transformado en ley y de hacerlo tambien abriría la posibilidad de que aquellos que están en estas situaciones o en otras parecidas pudieran adaptar su cotización a las circunstancias reales del desempeño de su actividad.

Vía | Expansión
En Pymes y Autónomos | Se prevén más cambios en las condiciones de Régimen de Autónomos
Imagen | skl8em










Américo. Enviado desde mi iPad

viernes, 23 de marzo de 2012

LibreOffice tendrá versión web para el mes de Abril

LibreOffice tendrá versión web para el mes de Abril


Tras la última actualización de LibreOffice, la 3.4.6, centrada en la corrección de errores y parches de seguridad parece que ahora todo el esfuerzo de la Fundación está centrado en poner en marcha la versión web de LibreOffice en el mes de abril, aunque se reservan la posibilidad de realizar algún cambio en el calendario si se encuentran con algún error grave antes del lanzamiento.

A partir de ahora el esfuerzo de LibreOffice se centrará en mejorar LibreOffice 3.5 para el escritorio y sobre todo en la versión web. Además anuncia que la versión para móviles Android, está a un 80% de desarrollo por lo que no parece que tardará mucho en ver la luz. Algo ya nos dejaron ver el mes pasado. Lo cierto es ya tengo curiosidad por ver el aspecto definitivo y cómo funcionará para ver si realmente es una alternativa interesante.

Por último desde The Document Foundation están a punto de finalizar su programa de certificación para desarrolladores y consultores. Esta cuestión que para el usuario puede resultar intrascendentes es fundamental si quieren abrirse paso en el mundo de la empresa, donde se necesitan garantías de éxito en la integración de nuevos productos. Y también por supuesto a nuevos ingresos para el desarrollo por esta vía.

Desde luego lo pasos que van dando desde LibreOffice parecen firmes a convertirse en una alternativa multiplataforma y multidispositivo, que lo mismo podamos utilizar con un móvil, que con un tablet o desde ordenadores tradicionales. Una última duda que me surge, teniendo en cuenta que en Abril también llegará Ubuntu 12.04, una versión LTS que ya incluye por defecto como suite ofimática LibreOffice es si la versión web se integraría con Ubuntu One, lo cual creo que sería bueno tanto para Ubuntu como para LibreOffice y por supuesto para el usuario.

Vía | The Register
En Genbeta | LibreOffice coge velocidad de crucero con la nueva versión 3.5
Imagen | cohdra



Americo, enviado desde iPhone 

Hacerse autónomo paso a paso: los gastos deducibles

autonomos.jpg

Los gastos de la actividad económica deben cumplir una serie de condiciones para que tengan la consideración fiscal de deducibles. Deben estar vinculados a los ingresos, justificados y registrados en la contabilidad o en los libros obligatorios.

Este aspecto está regulado por el Impuesto sobre Sociedades, pero no sólo se aplica a las sociedades mercantiles, que tributan por este impuesto, sino que la normativa se amplia a todos los contribuyentes que realizan actividades económicas, independientemente de su forma jurídica.

Entre los gastos más comunes que se pueden considerar como desgravables, podemos enumerar los que siguen:

  • Consumos de explotación. Son adquisiciones de bienes corrientes para ser utilizados en la actividad.
  • Sueldos, salarios y Seguridad Social de la empresa (se incluyen aquí las cotizaciones del titular). Es desgravable también el pago a Mutualidades de Previsión Social de profesionales no integrados en el régimen de Seguridad Social.
  • Gastos de formación y contribuciones a planes de pensiones del personal.
  • Arrendamientos y cánones.
  • Reparaciones y conservación.
  • Servicios de profesionales independientes por cuestiones relacionadas con la actividad económica (abogados, notarios…).
  • Servicios exteriores (transportes, primas de seguros, gastos bancarios, publicidad y relaciones públicas, gastos de oficina y suministros en caso de locales afectos).
  • Tributos no estatales (IBI), tasas.
  • Adquisición de libros y revistas profesionales, así como asistencia a cursos y conferencias relacionados con la actividad.
  • Cuotas a colegios profesionales.
  • Primas de seguro de enfermedad del contribuyente y su familia ( descendientes hasta 25 años ) hasta 500 euros por persona y año.

Sin embargo por el mero hecho de incluirse en estos conceptos no adquieren la consideración de deducibles, recordemos que debe justificarse su desgravación por el hecho de que sean necesarios para la realización de la actividad económica.

Los que no se consideran deducibles bajo ningún aspecto son las sanciones, el recargo de apremio, el de presentación fuera de plazo ni las multas y sanciones. Tampoco podemos desgravar los donativos ni los regalos a terceros, aún siendo clientes. Se excluyen en este punto los obsequios al personal en acorde con los usos o costumbres de la empresa (ejemplo claro de las cestas de navidad) y los de relaciones públicas (como los bolígrafos rotulados con el nombre de la empresa).

En Pymes y Autónomos | Hacerte autónomo paso a paso










Americo, enviado desde iPhone 

jueves, 22 de marzo de 2012

Tus clientes saben cómo mejorar tu empresa

Durante las últimas semanas sólo oímos hablar de deudas e impagos. Pero mientras se regulariza la situación de las administraciones públicas somos muchos los que día a día debemos seguir trabajando para que, en las condiciones actuales, nuestro siga adelante. Una de las claves de ello es, sin lugar a dudas, no olvidar que las necesidades de nuestros clientes siempre deben ser una prioridad.

Con esto no quiero decir que sean ellos quieren tomen el control de nuestro negocio, por supuesto. Pero sí que tengamos muy en cuenta que aquello que pueden necesitar de nosotros cambia con el tiempo y según el momento, y debemos saber adaptarnos a esta situación.

Hace unos días, leyendo la prensa nacional, me encontré con un artículo que hablaba de los centros que el gigante de la alimentación Mercadona tiene destinados a lo que han denominado la "estrategia delantal". Se trata de una estrategia que persigue conocer el uso concreto que los clientes dan a sus productos, a través de observarles, preguntarles y conocerles.

Lo cierto es que desde la implantación de esta nueva estrategia en junio de año pasado más de mil clientes han sido entrevistados por la empresa. Y, en todo este tiempo, se han adaptado o modificado más de 50 productos de la casa para que respondan mejor a las necesidades de sus consumidores.

Un ejemplo: gracias a estas "investigaciones" el supermercado descubrió que la mayoría de clientes utilizaban vinagre para limpiar. Así que, a través de su proveedor, pusieron a la venta vinagre multiusos. Desde su puesta a la venta se venden ocho unidades al día de este vinagre en cada tienda.

Más curiosas todavía son las razones que empujaron a Mercadona a adoptar esta nueva estrategia: a finales de 2008 descubrieron que estaban perdiendo 40 clientes por día y tienda. Fue entonces cuando decidieron que tenían que salir a la "calle" a conocer al cliente de sus supermercados.

Evidentemente, nosotros no somos una gran cadena de supermercados, ni disponemos de sus fondos ni de su personal para llevar a cabo este tipo de indagaciones sobre los productos o servicios que prestamos, ni sobre cómo adaptarlos a aquello que gustaría a la mayoría. Pero sí podemos hacer una cosa: prestar atención a las señales que nuestros clientes nos mandan y escuchar sus recomendaciones sobre cómo mejorar.

Para ello, los autónomos contamos con una gran ventaja: la cercanía. Nosotros no contamos con escalones intermedios, no tenemos que salir a la "calle" a buscar a nadie. Conocemos las particularidades de cada uno de nuestros clientes, su manera de trabajar y el tipo de trato que precisan para sentirse bien atendidos.

Estas son algunas ideas que desde Infoautonomos os proponemos para preguntar a vuestros clientes sobre cómo mejorar vuestra empresa y, de paso, comprobar su nivel de satisfacción respecto a sus productos o los servicios que prestáis:

  • Preguntar a los clientes de confianza. Aquellos con los que llevamos trabajando más tiempo o los que nos han mostrado su apoyo o ayuda en situaciones complicados son, posiblemente, los que serán más honestos y nos proporcionarán las mejores reflexiones, por pequeñas que sean, sobre cómo podemos mejorar nuestro producto o servicio.
  • Decidir qué te interesa saber. Podemos plantearnos preguntar sobre propuestas de mejora en general o sobre un ámbito en concreto (plazos de entrega, calidad del trabajo, opinión sobre la página web, mejoras sobre un producto, etc.)
  • Cómo queremos saberlo. Puede ser a través de una reunión aprovechando la visita de un cliente, una entrevista informal, una llamada de teléfono, un email, un cuestionario online, etc. Tú conoces mejor que nadie cuál es la mejor manera de abordar a cada uno de tus clientes.
  • Agradecer la ayuda y no ponerse a la defensiva. Tus clientes valorarán muchísimo que les preguntes, pero más aún que les agradezcas su opinión y sinceridad. Por otro lado, si hemos decidido solicitar su colaboración tenemos que estar abiertos a recibir sus críticas y sugerencias.
  • Analizar y evaluar la información recibida. Evidentemente, no todos los consejos serán buenos, ni estarás de acuerdo con ellos. Pero habrá muchos otros que sí merecerán tu consideración. Te proporcionarán una nueva perspectiva de tu producto o servicio, o incluso de tu empresa, que hasta el momento no habías sido capaz de ver, por el simple hecho de que tú no eres el consumidor/beneficiario del mismo.
  • Hacer un seguimiento. Si finalmente decides hacer algún cambio o mejora basado en la recomendación de un cliente o de varios, házselo saber. Se sentirán muy útiles y agradecidos, mejor atendidos y la relación profesional saldrá fortalecida.

Además es importante que conozcas y midas la estrecha relación entre calidad y satisfacción del cliente y el impacto que ello está teniendo sobre tu actividad.

Un último consejo. Si en algún momento nos aterroriza vernos expuestos a las críticas de nuestros clientes debemos recordar que, seguramente, lo que tengan que decirnos no será tan malo como pensamos. Al fin y al cabo siguen trabajando con nosotros, en lugar de haber decidido contratar los servicios de otro profesional. Sin embargo, todas las sugerencias que nos proporcionen pueden mejorar nuestra relación con ellos y, además, abrirnos las puertas a que otros clientes se acerquen a nuestra empresa.

 








Americo, enviado desde iPhone 

Educación Financiera en su estado puro. Aprendiendo de niños de 12 años.

En la persecución de la libertad financiera, muchas son las personas que se sienten defraudadas al no encontrar unos pasos concretos. Es como si muchos esperaran una especie de frase mágica o que se les diga un lugar al que deben ir para encontrar lo que están buscando. No es así, y de hecho, si alguna vez has leído algún libro sobre educación financiera, te habrás dado cuenta de que esos pasos no existen, aunque sí que habrás encontrado un lenguaje ambiguo que debes interpretar.

Como ya dijimos en un anterior artículo, las únicas formas de conseguir esa ansiada libertad financiera son a través de negocios, invirtiendo o empleando ambos sistemas. Hoy nos vamos a lo más básico.


Toda ganancia se produce, básicamente comprando a un precio más barato de cómo se vende. Vaya!!, estoy seguro de que esto ya lo sabíais todos. Ese es el principio fundamental de los negocios e inversiones. Comprar un producto a 3 y venderlo a 4 ó 5. Comprar al por mayor y vender al por menor. Del mismo modo, comprar componentes por separado y al por mayor para unirlos en un único producto incrementándole el precio de mano de obra y margen de ganancia para venderlo al por menor o al por mayor. Esa es la esencia de un negocio. Después ya sería cuestión de estudiar la forma y "trucos" que existen para que nuestro negocio pueda tener un activo circulante continuo o aprovechar el dinero que realmente no es nuestro (pertenece a los proveedores) pero se encuentra estancado en nuestros libros contables durante algunos meses.

Los beneficios del negocio se reinvierten en el negocio para aumentar la producción, o bien, se invierten en otro tipo de producto, como podría ser cualquier vehículo de inversión. Repito, esto lo sabemos todos. El caso es que hoy nos van a dar una lección unos cuantos niños de 12 años.

Nos vamos a Estados Unidos.

En España, si tu hijo te dice que quiere una bicicleta, siendo tú un padre con apuros económicos, probablemente desempleado o ahogado por las deudas, pero buen padre, ya buscarás la forma de que tu hijo tenga la bicicleta, aunque tengas que endeudarte algo más, es decir, aunque no puedas pagarla. No quieres que tu hijo sea un infeliz o que piense que su padre no puede comprarle una bicicleta.

En Estados Unidos, hay algunos padres que podrían comprar 5 multinacionales de bicicletas. Cuando su hijo le dice que quiere una bicicleta, ¿qué hace este millonario padre?. No le compra la bicicleta, pero le enseña a su hijo a ganársela, y de paso lo educa financieramente. Ese niño, probablemente maldiga a su padre durante su infancia, pero cuando llegue a cierta edad, recordará que gran parte de su educación y éxito, se lo debe a su padre al enseñarle desde pequeño a ganarse sus caprichos y emplear la cabeza para concederse esos pequeños lujos.

Proyecto de negocio para alumnos de 12 años.

En un colegio de Estados Unidos tenían pensado hacer un viaje. Cada alumno debía poner 200 dólares con la condición de que el dinero fuera ganado por el propio alumno a través de su trabajo. La forma más rápida de conseguir dinero para un niño, y de hecho, muy habitual, es montar pequeños puestos de limonada en la calle. Compran los ingredientes necesarios, piden una mesa portátil a su familia, y listo, a fabricar limonada y a venderla.

Mostramos los tres casos más llamativos de estos chicos.

Alumno 1.

Montó el puesto de limonada en su propio barrio, pues allí lo conocían y sabía que no le sería difícil venderle a sus propios vecinos, aunque fuera por compromiso. Dedicaba 1 hora diaria al medio día, 4 horas los sábados por la mañana y 4 horas los domingos. Vendía la limonada a 1 dólar, por lo que en 1 mes y medio consiguió ganar 240 dólares.

Alumno 2.

Este fue más listo, pues se fue a la capital, donde el tráfico de personas es mucho más denso, por lo que al mismo precio por la limonada consiguió reunir los 200 dólares en unos 20 días.

Alumno 3.

Llamó a dos amigos suyos para hacer limonada en gran cantidad, llamó a su hermana de 16 años y le pidió que llamará a dos amigas suyas también. Montó un puesto de limonada una tarde de domingo en la misma puerta de un estadio de fútbol una hora antes del partido y permaneció hasta una hora después de la finalización. En el puesto había 6 personas atendiendo y no daban a basto. El precio de la limonada era de 1,50 dólares. Parte de los beneficios los usó para pagar a sus amigos, hermana y amigas de la hermana. El beneficio total después de pagar fue de 3,500 dólares, por lo que vendieron más de 4,000 vasos de limonada.

¿Qué nos enseñan estos niños en los negocios?

Cada uno de ellos nos enseña algo que necesitaremos para los negocios. El alumno 1 nos enseña que la constancia y paciencia da sus resultados a la hora de obtener un beneficio en un negocio.

El alumno 2 nos enseña que la situación estratégica del negocio es importante, pues obtendremos más beneficios en menor tiempo.

El alumno 3 nos enseña que el trabajo duro está bien, pero trabajar con cabeza está mucho mejor. Tener definida claramente una estrategia ya es una ventaja, y desde luego, como bien decía Donald Trump, ya que pensamos en un negocio, pensemos a lo grande.

Y así es como comienza la educación financiera, haciendo el primer capital con la mentalidad de un emprendedor. Si trasladamos el trabajo de colegio al mundo real de los adultos, encontraríamos exactamente lo mismo, y es emprendedores que permanecen en un negocio para ganar poco dinero y otros que adquieren buenas posiciones pero no las aprovechan. Luego estaría el modelo de emprendedor a seguir, el cual sería esa persona que exprime su cabeza para conseguir ganar un mayor capital en un tiempo menor, por lo que le da tiempo para pensar en otros modelos de negocio y a reinvertir el beneficio, bien sea en otras oportunidades de negocio o en otros vehículos de inversión.

¿Estarías dispuesto a enseñarle esta lección a tu hijo?, ¿sería viable esta forma de aprendizaje en España para nuestros hijos?, eso ya sería otro tema a parte.

En un posterior artículo hablaremos del negocio del intermediario o la elaboración de una red de distribución.

Negocios1000.com


Puedes suscribirte gratuitamente para recibir nuestros artículos en tu correo haciendo click aquí. (Recuerda validar la suscripción desde tu correo)







Americo, enviado desde iPhone 

martes, 20 de marzo de 2012

¿Quieres Vender Más? El Arte de Persuadir Contando Historias

persuadir contando historias

Las historias venden. Todos los sabemos. Pero, ¿por qué?

Y más importante aún: ¿cómo lo podemos hacer nosotros?

Eso es lo que vamos a ver…

Planteado el tema déjame que aclare algo: no todas las historias persuaden y las que sí lo logran no lo hacen en la misma medida.

El mero hecho de ponerte a contar historias no significa que vayas a persuadir a nadie a actuar de una determinada manera.

Como el pincel para el pintor, la historia en sí no es más que una herramienta que nos facilita el proceso de persuasión, como ahora verás, pero será el uso que hagamos de esta lo que decidirá si finalmente conseguimos nuestro propósito o no.

Por ello, el saber contar historias para persuadir es un arte en el que todos tenemos que trabajar, pero en especial aquellos que nos dedicamos al marketing y a la venta.

Así que sin más preámbulos vamos a dar respuesta a la primera pregunta:

¿Por qué las historias venden?

Las historias venden porque bien utilizadas persuaden…

… y más concretamente facilitan y potencian el efecto persuasivo de tus palabras para lograr que otra persona crea y/o actúe de una forma determinada. En este caso, que compren tu producto o contraten tu servicio.

Pero el persuadir va mucho más allá de conseguir ventas. Así que lo dicho aquí será aplicable para cualquier otra comunicación en la que quieras que otros (o incluso tú mismo*) crean algo que tu cuentas o actúen de una forma determinada.

*En nuestra cabeza tiene lugar un sinfín de conversaciones a lo largo del día. Tú mismo tratarás de persuadirte a la hora de tomar cualquier tipo de decisión. Un ejemplo claro: cuando tratan de venderte un producto la conversación se traslada a tu cabeza siendo tú mismo quien al final te persuades para comprar.

Y ahora la pregunta obligada: ¿Por qué las historias facilitan ese efecto persuasivo de tu mensaje?

Por 4 razones:

1. Son fáciles de entender.
2. Son fáciles de recordar.
3. Son fáciles de imaginar.
4. Bajan las defensas del receptor de la historia.

¿A qué me refiero con esto de que bajan las defensas del receptor?

Muy sencillo. Las personas nos resistimos a hacer lo que otros nos dicen que hagamos, o bien nos mostramos escépticos ante las ideas que otros tratan de vendernos.

La historia es el vehículo que utilizamos para que nuestro mensaje pase inadvertido por esos radares, o mecanismos de defensa que todos tenemos que nos hacen ser escépticos de lo que otros nos dicen (o tratan de vendernos).

La explicación:

Cuando nos adentramos en una historia, cuando nos transporta a su mundo perdemos contacto con la realidad "exterior". Por ello, disminuye nuestra capacidad crítica del contenido del mensaje.

En otras palabras, si la historia nos transporta a su realidad somos más proclives a creer en lo que se nos cuenta en esta, a pesar de que no coincida con nuestra experiencia o con nuestra percepción de como son las cosas en realidad.

Por lo tanto, lo que ocurre es que las historias enmascaran tu realidad de las cosas y la sustituyen por otra, una que te hace percibir el contenido del mensaje como verdadero. Cuanto más absorbido estés por la historia más probabilidades habrá de que aceptes lo que en está se cuenta.

Además, el mero hecho de dedicar nuestra atención al transcurso de la historia hace que seamos menos conscientes de que están tratando de persuadirnos.

¿Un ejemplo? Los anuncios de Nespresso. Otro ejemplo: el célebre anuncio de Apple Macintosh (1984).

Otra importante razón que hace de las historias una potente herramienta de persuasión es que te hacen experimentarla en tu mente como si tú mismo fueras su protagonista.

¿Recuerdas aquello que te dije de que a las personas no nos gusta que nos digan qué tenemos que hacer o cómo tenemos que pensar? Pues bien, gracias al buen uso de las historias y por acción de las neuronas espejo, será el propio receptor de tu mensaje quien haga el trabajo por ti.

Esta idea es poderosa: gracias al uso de historias y a explicarlas de una forma visual será el propio prospecto quien se persuada para comprar tu producto.

Dentro de su cabeza se va a visualizar él mismo protagonizando la historia y disfrutando de los beneficios de tu oferta, como si ya tuviera tu producto en su poder.

Ver: El Uso de las Neuronas Espejo en el Marketing

Bien, ya hemos visto el porqué las historias facilitan y potencian la persuasión. Ahora ha llegado el momento de dar paso a responder la segunda gran pregunta:

¿Cómo contar historias que persuaden?

Tal y como dije antes, las historias de por sí no persuaden sino que son una herramienta de la que nos servimos para facilitar y potenciar ese proceso de persuasión en el receptor de nuestro mensaje para que crea o actúe de una forma determinada.

Como diría el cómico canadiense Jon Lajoie: "las pistolas no matan a gente, yo mato a gente con pistolas". [I Kill People].

Pues aquí pasa igual, las historias no persuaden de por sí sino que lo hace el uso que nosotros hacemos de estas. Para que las historias sean efectivas en su propósito de persuasión deben utilizarse con acierto. Eso es lo que vamos a ver ahora.

Los 7 elementos imprescindibles para persuadir con tu historia

Una buena historia debe tener estos elementos:

1. Emoción

Las historias que persuaden son aquellas que despiertan algún tipo de emoción en su receptor. La emoción adentra a la persona en la historia y le permite experimentarla de una forma más poderosa, pasando así de la mera comprensión racional al sentimiento.

Pero no sólo eso, sino que, además, la emoción adentra a la persona aún más en la historia, por lo que ésta no estará tan alerta al intento de persuasión que se está llevando a cabo. ¿Recuerdas lo que dijimos acerca de bajar las defensas del receptor? Pues eso mismo.

Más sobre emoción.

2. Imágenes mentales.

Aquí me estoy refiriendo a esas imágenes que evocamos con nuestro relato en la mente del receptor de nuestro mensaje.

Haz cuanto esté en tu mano por facilitar que quien te escucha o quien te lee pueda visualizar lo que le cuentas. Si lo haces conseguirás que la persona se adentre más en tu historia, la viva en sus propias carnes y sienta emoción.

Pues bien, este cóctel sólo es posible si la persona se imagina en su cabeza la historia que le cuentas. Lo transportas de la realidad "exterior" a la realidad de tu historia.

Si puedes, acompaña tu relato con alguna imagen que ayude al lector/espectador a visualizar tu historia en su mente.

¿Quieres ver un ejemplo de uso de las imágenes mentales? No se me ocurre uno mejor que este:

Fíjate como sus palabras crean vívidas imágenes en tu mente, haciendo así que te impliques más en la historia, que la vivas en tus carnes, que te emociones y, de lo que aquí hablamos, te persuade a pensar y actuar de una determinada manera.

En este caso, con su historia, nos vende la idea de que es preferible luchar (y probablemente morir) por una vida de libertad para ti y los tuyos a vivir una vida larga y "tranquila" pero sin libertad. Estoy seguro que tras sus palabras te han dado ganas de ponerte a dar mandobles a diestro y siniestro. Eso no habría sido posible si no hubieras sentido dentro de ti una emoción fuerte. Esa emoción no habría sido posible sin las imágenes mentales que te has creado al escuchar sus palabras.

¿Qué uso tiene esto en tu marketing y en tus materiales de venta? Un uso ENORME. Utiliza esto que aquí te explico con la fórmula del vacío y me cuentas.

3. Un protagonista

Tu historia necesita un protagonista con el que tu audiencia pueda identificarse. Así, lo que le pase al protagonista el receptor de tu mensaje lo experimentará como propio.

Además, la figura del protagonista ayuda a que tu audiencia se implique emocionalmente en la historia.

Y, como ya sabes, es precisamente eso lo que necesitamos para que nuestra historia persuada:

  • Que despierte emoción.
  • Que se visualice a través de imágenes mentales, en las que se vean ellos mismos (los receptores de tu historia) como protagonistas.

¿Ves cómo todas las piezas encajan?

El protagonista de la historia puedes ser tú mismo; un cliente tuyo o incluso un personaje inventado, como aquí.

4. Conflicto

Si en tu historia no hay conflicto, una lucha por pasar del punto A al punto B, entonces simplemente no tienes historia.

Son los conflictos los que hacen evolucionar al protagonista y los que hacen avanzar la historia. Sin este no hay emoción posible.

El conflicto es un obstáculo que retiene o impide al protagonista conseguir algo que desea. Es entonces, con la aparición del conflicto, cuando el protagonista tendrá que luchar por conseguir su objetivo.

Tu producto o servicio será el instrumento del que se sirva para ello, será la llave que utilice para abrir la puerta que hasta entonces le había estado cerrada.

como vender mas

El conflicto lo puede originar un hecho aislado (como un accidente), una persona (el típico antagonista), un colectivo, una entidad o incluso el propio protagonista (por ejemplo, un miedo o un mal hábito que le impide conseguir lo que quiere).

5. Un enemigo

Debes identificar claramente en la historia cuál es el enemigo del protagonista que le impide conseguir lo que quiere. De nuevo, el enemigo puede estar fuera o dentro del mismo protagonista (seguro que has escuchado la frase: "tú eres tu peor enemigo").

Identificar al enemigo te va a ayudar a estrechar el vínculo con tu audiencia, pues se unirán al protagonista en su lucha, más si el enemigo les resulta familiar.

La clave aquí está en hacer coincidir, en la medida de lo posible, ese enemigo y esa lucha por superar el conflicto a los mismos que está experimentando tu cliente tipo en su vida.

Para ello no te queda otra que conocer muy bien a tus prospectos. [Más sobre esto aquí].

6. La trama

Toda buena historia necesita un inicio, un desarrollo y un final.

  • El inicio es cuando presentas al protagonista en su situación previa a la aparición del conflicto.
  • El desarrollo es cuando el protagonista lucha por superar el conflicto para pasar del punto A al punto B.
  • El final es cuando el protagonista (gracias a tu producto o servicio) alcance el objetivo deseado.

Que tu historia necesite estas tres etapas no quiere decir (1) que tengas que pasar por todas ellas o (2) que tengas que hacerlo por orden.

En cuanto a lo primero, puedes dar a entender cuál fue el inicio y el desarrollo de la historia sólo mostrando un pedazo de esta. Esto es especialmente útil para los anuncios publicitarios, pues disponen de muy poco tiempo para contar su historia y persuadir con su mensaje. [Aquí un ejemplo clásico].

En cuanto a lo segundo, no es necesario seguir un orden lineal, es decir, empezar siempre por el inicio, seguido del desarrollo y terminar por el final.

De hecho, en las cartas y vídeos de venta es común (según el producto de que se trate) empezar por el final, esto es, mostrando los resultados que el protagonista ha obtenido en su vida.

Luego, una vez se ha captado la atención del visitante con esos resultados (posición deseada por el prospecto), se explican sus inicios y la lucha que llevó a cabo para conseguirlos. Es entonces cuando se deja claro que esos resultados que ha conseguido han sido posibles gracias a usar el producto (o bien, por aplicar el conocimiento que este contiene).

[Ojo: No prometas nunca resultados concretos por usar tu producto o servicio que no puedas garantizar. En caso de duda siempre busca asesoramiento jurídico de un abogado. Más vale prevenir que curar].

7. El mensaje

El objetivo de contar historias en nuestro marketing no es entretener al personal sino transmitirles un mensaje y persuadirles de aceptarlo como válido, para que actúen de una forma determinada que nos favorece.

El mensaje: "si compras y usas este producto conseguirás los resultados que andas buscando".

¿Recuerdas lo que dijimos al inicio de la entrada? Las personas nos resistimos a hacer lo que otros nos dicen que hagamos, o bien nos mostramos escépticos ante las ideas que otros tratan de vendernos.

Es por esa razón que transmitimos el mensaje de una forma un tanto "encubierta" a través de historias. Con la historia conseguimos que sea el propio prospecto quien se persuada de aceptar tu mensaje como válido y que, por lo tanto, termine comprando tu producto.

Nadie mejor que el propio prospecto para convencerse de cuál es la decisión acertada.

Este mensaje (mi producto = tus resultados deseados) no es el único que queremos transmitir con la historia pero sí el más relevante en términos de conversiones. Si no instalas este mensaje en el pensamiento de tu prospecto no conseguirás la venta.

Pero no pienses únicamente en términos de venta directa, pues el marketing abarca mucho más.

Las historias sirven para transmitir a tu audiencia cualquier mensaje que quieras persuadirles para que lo acepten como válido. [Por ejemplo: Descubre Aquí cómo usar tu historia para dar forma y posicionar tu marca personal].

Ahora te toca a ti

Examina tus materiales de marketing y pregúntate: ¿Cómo puedo usar una historia para transmitir mi mensaje y persuadir a otros para que piensen o actúen de una forma determinada?

De eso trata el marketing, ¿no?

¿Y bien? Ahora dime:

¿Cuál es tu historia?

Si te ha gustado el artículo, por favor compártelo en Twitter y Facebook clicando para ello los botones de abajo. Muchas gracias!

Este es un articulo escrito por David Cantone en su blog de Marketing 2.0
Si te gustaria tener muchos otros contenidos como este directamente en tu telefono movil o reproductor de mp3 suscribete a su canal de iTunes: Bloggercast
Si quieres ser el primero en ver sus videos suscribete a su canal de Youtube








Americo, enviado desde iPhone