martes, 30 de noviembre de 2010

El Balance de situación (I).


"EmprendeBlog »
1_7D681DF22_Chart_checking (2)
Últimamente he dedicado mi poco tiempo libre a estudiar un poco sobre términos económico-financieros. Ya vimos hace tiempo los activos, el pasivo y qué era una amortización (post que os recomiendo leer antes de continuar si no lo tenéis muy claro). Lógicamente, lo que ahora toca es hablar del balance de situación.

El Balance de situación (también conocido como balance general) es el informe financiero que se utiliza, casi por excelencia, para conocer el estado patrimonial de una empresa. Para ello, el balance nos proporciona información vital sobre la solvencia de nuestra empresa. También sabremos la capacidad financiera que tenemos gracias a la “calidad” de nuestros activos y pasivos.

Para comprender bien la estructura es importante tener claro los conceptos corto y largo plazo. Recuerda que en finanzas, los periodos superiores a un año se denominan “largo plazo”. Por el contrario, los periodos inferiores al año son llamados “corto plazo”. Pero para que este no sea un post aburrido sobre “números”, lo mejor es dejar la teoría y pasar a un caso práctico para entenderlo todo mejor. Si me lee algún contable que me perdone, no voy a utilizar las cuentas del plan general contable. Lo que pretendo es explicarlo de manera conceptual.

Imaginad que creáis una empresa. Partimos con 25.000€ que tenéis ahorrados y 75.000€ gracias a un préstamo ICO.


ACTIVO


PASIVO


CAJA (100.000 €)


PRÉSTAMO LARGO PLAZO (75.000€)


CAPITAL INICIAL (25.000€)


Nos encontramos con 100.000€ en el activo de nuestra empresa. Ese dinero que tenemos en caja lo invertimos en la compra de unos equipos informáticos por el valor de 15.000€. Si la empresa va bien, dichos ordenadores permanecerán en nuestra empresa durante varios años (3 como mínimo), por lo tanto, esos 15.000€ pasan de nuestra caja (que sería un activo circulante = CP) a nuestro inmovilizado (largo plazo = LP).


ACTIVO


PASIVO


CP = CAJA (85.000 €)


LP = PRÉSTAMO LARGO PLAZO (75.000€)


LP = INMOVILIZADO (15.000€)


LP = CAPITAL INICIAL (25.000€)


Seguimos montando nuestro negocio. Ahora invertimos parte de nuestro dinero de caja en comprar 4.000€ en consumibles (papel, cd’s, tinta para las impresoras) y el pago de 1.000€  para los primeros recibos (luz, agua, internet,etc…). Quedaría reflejado de la siguiente manera en nuestro balance:


ACTIVO


PASIVO


CP = CAJA (80.000 €)


CP = PROVEEDORES (5.000€)


CP = CIRCULANTE (1.000€)




CP = EXISTENCIAS (4.000€)


LP = PRÉSTAMO LARGO PLAZO (75.000€)


LP = INMOVILIZADO (15.000€)


LP = CAPITAL INICIAL (25.000€)


En la cuenta de pasivo han aparecido 5.000€ que reflejan una deuda a corto plazo con nuestro proveedores, esta cifra irá aumentando según vayamos incrementando en el activo la cuenta de existencias y circulante.

Ahora recibimos nuestros primeros pedidos. Durante 6 meses hemos diseñado una serie de folletos y servicios de consultoría (por ejemplo) que hemos ido vendiendo a diferentes clientes. Con lo que hemos ingresado de nuestras ventas, aparece en nuestra balance la ansiada partida de beneficios.


ACTIVO


PASIVO


CP = CAJA (85.000 €)


CP = PROVEEDORES (5.000€)


CP = CIRCULANTE (1.000€)




CP = EXISTENCIAS (1.000€)


LP = PRÉSTAMO LARGO PLAZO (75.000€)


CP = CLIENTES (10.000€)


LP = CAPITAL INICIAL (25.000€)


LP = INMOVILIZADO (15.000€)


LP = BENEFICIO (7.000€)


¿Por qué aparece el beneficio en el pasivo? Muy sencillo, casi nadie paga al contado en el mundo de los negocios. Siempre se aplazan los pagos (30,60,90 días… hasta años!). Por eso lo dejamos en el pasivo. Ya veremos como pasa al activo ;)

Para que sea fácil de digerir, prefiero dividir esta explicación en dos post. Así que dentro de poco seguiremos adentrándonos en la explicación.





Artículos relacionados


"

1 comentario:

  1. Un gran artículo para entender el balance de situación. Me gustaría ver la segunda parte. ¿está publicada?

    ResponderEliminar