martes, 30 de noviembre de 2010

El Balance de situación (I).


"EmprendeBlog »
1_7D681DF22_Chart_checking (2)
Últimamente he dedicado mi poco tiempo libre a estudiar un poco sobre términos económico-financieros. Ya vimos hace tiempo los activos, el pasivo y qué era una amortización (post que os recomiendo leer antes de continuar si no lo tenéis muy claro). Lógicamente, lo que ahora toca es hablar del balance de situación.

El Balance de situación (también conocido como balance general) es el informe financiero que se utiliza, casi por excelencia, para conocer el estado patrimonial de una empresa. Para ello, el balance nos proporciona información vital sobre la solvencia de nuestra empresa. También sabremos la capacidad financiera que tenemos gracias a la “calidad” de nuestros activos y pasivos.

Para comprender bien la estructura es importante tener claro los conceptos corto y largo plazo. Recuerda que en finanzas, los periodos superiores a un año se denominan “largo plazo”. Por el contrario, los periodos inferiores al año son llamados “corto plazo”. Pero para que este no sea un post aburrido sobre “números”, lo mejor es dejar la teoría y pasar a un caso práctico para entenderlo todo mejor. Si me lee algún contable que me perdone, no voy a utilizar las cuentas del plan general contable. Lo que pretendo es explicarlo de manera conceptual.

Imaginad que creáis una empresa. Partimos con 25.000€ que tenéis ahorrados y 75.000€ gracias a un préstamo ICO.


ACTIVO


PASIVO


CAJA (100.000 €)


PRÉSTAMO LARGO PLAZO (75.000€)


CAPITAL INICIAL (25.000€)


Nos encontramos con 100.000€ en el activo de nuestra empresa. Ese dinero que tenemos en caja lo invertimos en la compra de unos equipos informáticos por el valor de 15.000€. Si la empresa va bien, dichos ordenadores permanecerán en nuestra empresa durante varios años (3 como mínimo), por lo tanto, esos 15.000€ pasan de nuestra caja (que sería un activo circulante = CP) a nuestro inmovilizado (largo plazo = LP).


ACTIVO


PASIVO


CP = CAJA (85.000 €)


LP = PRÉSTAMO LARGO PLAZO (75.000€)


LP = INMOVILIZADO (15.000€)


LP = CAPITAL INICIAL (25.000€)


Seguimos montando nuestro negocio. Ahora invertimos parte de nuestro dinero de caja en comprar 4.000€ en consumibles (papel, cd’s, tinta para las impresoras) y el pago de 1.000€  para los primeros recibos (luz, agua, internet,etc…). Quedaría reflejado de la siguiente manera en nuestro balance:


ACTIVO


PASIVO


CP = CAJA (80.000 €)


CP = PROVEEDORES (5.000€)


CP = CIRCULANTE (1.000€)




CP = EXISTENCIAS (4.000€)


LP = PRÉSTAMO LARGO PLAZO (75.000€)


LP = INMOVILIZADO (15.000€)


LP = CAPITAL INICIAL (25.000€)


En la cuenta de pasivo han aparecido 5.000€ que reflejan una deuda a corto plazo con nuestro proveedores, esta cifra irá aumentando según vayamos incrementando en el activo la cuenta de existencias y circulante.

Ahora recibimos nuestros primeros pedidos. Durante 6 meses hemos diseñado una serie de folletos y servicios de consultoría (por ejemplo) que hemos ido vendiendo a diferentes clientes. Con lo que hemos ingresado de nuestras ventas, aparece en nuestra balance la ansiada partida de beneficios.


ACTIVO


PASIVO


CP = CAJA (85.000 €)


CP = PROVEEDORES (5.000€)


CP = CIRCULANTE (1.000€)




CP = EXISTENCIAS (1.000€)


LP = PRÉSTAMO LARGO PLAZO (75.000€)


CP = CLIENTES (10.000€)


LP = CAPITAL INICIAL (25.000€)


LP = INMOVILIZADO (15.000€)


LP = BENEFICIO (7.000€)


¿Por qué aparece el beneficio en el pasivo? Muy sencillo, casi nadie paga al contado en el mundo de los negocios. Siempre se aplazan los pagos (30,60,90 días… hasta años!). Por eso lo dejamos en el pasivo. Ya veremos como pasa al activo ;)

Para que sea fácil de digerir, prefiero dividir esta explicación en dos post. Así que dentro de poco seguiremos adentrándonos en la explicación.





Artículos relacionados


"

¿Cuándo hay que darse de alta como autónomo?

"Leido en EmprendeBlog »

Los que me seguís desde hace tiempo, sabéis la crispación que sufro a consecuencia de las dificultades que nos encontramos por parte de las Administraciones Públicas para iniciar nuestro proyecto (especialmente los emprendedores part-time). En numerosas ocasiones me he quejado de las falsas ayudas que recibimos los emprendedores en este país. Por un lado quieren fomentar el espíritu emprendedor con asesoramiento, simplificación de trámites y ayudas de tipo económico (aunque en raras ocasiones se materialicen); y por otro, el arcaico sistema legislativo que nos regula zancadillea cualquier intento de crear una empresa. No es una cuestión de partidos, ya que el problema siempre ha existido.

banana_skin-copia



Crear una empresa conlleva lógicamente una serie de riesgos que el emprendedor ha de asumir, nadie va a evitar esto, pero muchas veces, nublados por la ilusión, cometemos errores que complican aún más las cosas. Me he encontrado con casos realmente preocupantes, como un lector que fue despedido y tras dar UNA clase en una academia, le denegaron la prestación por desempleo. Por eso quiero sintetizar en dos simples post cuándo es necesario darse de alta como autónomo (con lo que ello conlleva) y cuando NO lo es. Para ello, he contado con la gran ayuda de José Carlos Amorós, asesor de empresas que se ha encargado de asesorarme en los temas legales que están relacionados con este tema.

La injusta ley que obliga a emprendedores a darse de alta como autónomo.


Dejemos de lado el hecho de tener que pagar una especie de “impuesto revolucionario” de 250€ como mínimo por el mero hecho de ser autónomos. Lo lógico sería como otros países desarrollados, donde pagas según tus beneficios, pero aquí se paga siempre. Pero si sólo fuera el hecho de tener que pagar 250€ no estaría escribiendo estas líneas porque ya me hubiera dado de alta como autónomo.

Aunque ya pague mis cotizaciones como trabajador por cuenta ajena, no me importa tener que pagar otros 250€ por se autónomo.Lo que me preocupa de verdad es que si me despiden mientras estoy dado de alta como autónomo, no tendré derecho a prestación por desempleo. Si mi nuevo negocio ya está funcionando y puedo vivir de él, no hay problema, pero si acabo de empezar, el problema puede ser muy grande: sin trabajo y sin paro (sin posibilidad de capitalizarlo, lógicamente). En esta situación que venga alguien y me diga de que sirven las ayudas a emprendedores.

¿Cuándo hay que darse de alta como autónomo?


Nuestro primer gran paso: conseguimos nuestro primer cliente y debemos facturarle. ¿Es ahora cuando debemos darnos de alta?.  El artículo 1 del estatuto de los trabajadores autónomos dice textualmente:

“La presente Ley será de aplicación a las personas físicas que realicen de forma habitual, personal, directa,por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo, den o no ocupación a trabajadores por cuenta ajena.”

Bien,  la ley es clara, y la única ambigüedad la encontramos en el término “habitual”. No queda claro cuando un trabajo se realiza de manera habitual o no. Lo primero que debemos tener en cuenta es que en ningún momento la ley hace referencia a los ingresos. Sin embargo, cuando se han producido demandas por parte de la TGSS hacia un trabajador por no darse de alta como autónomo, los jueces han optado por utilizar el nivel de ingresos para cuantificar la habitaualidad con la que se desarrolla un trabajo. Es decir, si generas pocos ingresos es porque no le dedicas mucho tiempo…

He buscado mil maneras para iniciar mi negocio sin perder por ello mis derechos adquiridos como trabajador durante muchos años de una manera legal (sin incurrir en economía sumergida), tal es la desesperación que estudié la posibilidad de establecerme como autónomo en el extranjero, y quizás, en el siguiente post, encontremos una pequeña manera vía para defendernos ante un problema con la seguridad social gracias a Jose Carlos Amorós.

ENLACES

Jose Carlos Camorós | Asesoría para empresas , blog personal.

Descargar estatuto del trabajador autonomo (PDF).

Imagen | OKI





Artículos más comentados
"

martes, 23 de noviembre de 2010

¿Qué es un falso autónomo?

¿Qué es un falso autónomo?: "

falso autonomoUn falso autónomo es un trabajador autónomo dependiente obligado por su empresa a darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), por lo que debe pagar las cotizaciones correspondientes.


Esta práctica está considerada ilegal y un fraude, ya que el trabajador autónomo se encuentra en realidad en relación de dependencia y debería ser dado de alta por su empresa en la Seguridad Social.


La figura del falso autónomo ha pasado a convertirse en la del Trabajador Autónomo Dependiente (TRADE), muy relacionado también con la figura del trabajador freelance.







Artículos relacionados




¿Qué es un autónomo colaborador?
¿Qué es un autónomo colaborador?

Un autónomo colaborador es un familiar del trabajador autónomo titular que convive y trabaja con él. Puede ser su cónyuge o un familiar hasta el segundo grado de consaguinidad. No debe tratarse de un trabajador por cuenta ajena. Su incorporación al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) es obligatoria. Debe darse de alta en la [...]


El trabajador autónomo dependiente (TRADE)
El trabajador autónomo dependiente (TRADE)

Los trabajadores autonomós dependientes (conocidos como TRADE por sus iniciales) nacieron para alejarse de la idea del falso autónomo, parte de una práctica considerada ilegal. El Estatuto del Trabajador Autónomo incluye ahora la figura del TRADE y la define como: (…)Aquéllos que realizan una actividad económica o profesional a título lucrativo y de forma habitual, [...]


El Autónomo Dependiente
El Autónomo Dependiente

Actualmente la ley del Estatuto establece que todo trabajador autónomo dependiente será aquel que perciba el 75% o más de sus ingresos por rendimientos de trabajo y de actividades económicas. Esto debido a que  muchas empresas contratan trabajadores en régimen de autónomos en vez de hacerlo mediante un contrato laboral y con una nómina para [...]





Related posts brought to you by Yet Another Related Posts Plugin.

"